Optimismo del sector automotor frente a los esfuerzos del Gobierno para concretar el Acuerdo con la UE
01
Septiembre
2016

1

  • Como parte de la preparación hacia la firma del acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, es necesario que se revisen las restricciones a la importación de vehículos.
  • Eliminar esas restricciones no desestabilizaría la balanza comercial, debido a la coyuntura económica, pero en cambio permitiría mayor eficiencia a las empresas automotrices.

El sector automotor ve con optimismo los esfuerzos y revisiones que ha iniciado el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Comercio Exterior (COMEX), con el fin de alcanzar la concreción del Acuerdo con la Unión Europea. En el marco de los compromisos del país para lograr este pacto comercial, es preciso que se eliminen las restricciones a la importación de vehículos, como lo ha observado incluso la Organización Mundial de Comercio.

Esta acción no generará incrementos significativos en la importación de vehículos debido las condiciones actuales del mercado y la economía nacional. En cambio, ofrecerá un entorno de confianza para las empresas automotrices, que les permitirá mejorar su capacidad de previsibilidad y planificación, logrando costos más eficientes que los que actualmente se derivan como efecto de los cupos.

La eliminación del esquema de cupos no representa una amenaza para la estabilidad de la balanza comercial, la cual, al mes de junio, registró un saldo superavitario de USD 754 millones. Esto evidenció una importante recuperación en comparación con el déficit de USD 1.176 millones registrado en el mismo período del año anterior.

Es necesario además señalar que las ventas de vehículos a nivel nacional registran hasta el mes de julio una reducción del 39%, equivalentes a 20.600 unidades con respecto al mismo período (enero- julio) del 2015.  En el caso de los vehículos livianos, la resolución No. 50 del COMEX, publicada en enero, creó una serie de requerimientos para el uso de la cuota trimestral y además no contempló una distribución ajustada a la demanda del mercado.

Por su parte, en el segmento de vehículos pesados, las importaciones registran una reducción del 66,9 % durante el primer semestre 2016 en comparación con el año 2014, debido a las condiciones económicas, así como a la medida de salvaguardia del 40% adicional al arancel vigente para camiones, maquinaria, buses, VAN y motos.

Las dificultades que estas medidas generaron en la comercialización de los vehículos tienen consecuencias en la atención al consumidor, en la generación de empleos, y en una serie de actividades económicas que están alrededor de la venta vehicular (venta de repuestos, cambio de accesorios, transporte, etc.). Esto también tiene impactos en la contribución que el sector automotor genera para el fisco. En años en los que se tuvo un volumen importante de ventas, se generaron alrededor de USD 1.300 millones de contribución por año, para la balanza fiscal. Actualmente, dado que el volumen de ventas ha bajado de acuerdo a los cupos que se establecieron, la contribución se calcula en alrededor de USD 700 millones al año.

 

Comentarios cerrados