La industria de medicina prepagada camina pese a incertidumbre legal
21
septiembre
2018

La Asociación Ecuatoriana de Empresas de Medicina Integral Prepagada (AEEMIP), habló sobre las nuevas regulaciones exigidas por la “Ley Orgánica que Regula a las Compañías que Financien Servicios de Atención Integral de Salud Prepagada y a las de Seguros que Oferten Cobertura de Seguros de Asistencia Médica”, que entró en vigor en octubre de 2016, generaron incertidumbre entre los operadores, los cuales replantearon sus estrategias y focalizaron sus esfuerzos comerciales durante este año.

Las empresas de medicina prepagada incorporaron en sus planes nuevas coberturas, tal como lo dispone la nueva Ley, lo que provocó ajustes en los precios de sus productos. Como una derivación de la Ley, definiciones como capital mínimo, reembolso a la Red Pública, entre otras razones, hicieron que algunas empresas se vieran obligadas a salir del mercado.

Hasta julio de 2017, las empresas de medicina prepagada reconocidas por la Superintendencia de Compañías eran 25, hoy son 19. Se espera que las reformas, tanto a la Ley, reglamento y demás normativa secundaria, incentiven a que existan más compañías que se dediquen a esta actividad y que permitan a los ecuatorianos tener mejores condiciones de financiamiento para sus gastos de salud.

El gremio busca garantizar que el cliente tenga una variedad de oferta de productos a precios accesibles. Para lograrlo se necesita que las regulaciones derivadas de la aplicación de la Ley sean justas y razonables en función de la realidad nacional en que se vive.

¿Esta Ley podría hacer colapsar al sector?

Sí. La normativa legal vigente establece tres puntos neurálgicos que requieren rápidas definiciones y/o ajustes y van desde los ámbitos legales a los administrativos.

El primero, el reembolso a la Red Pública. En caso de darse pondría en insolvencia al sector. Según estimaciones del IESS, el monto que se le adeuda supera los 70 millones, mientras que la utilidad de la industria no llega a los 26 millones. El segundo, el régimen de solvencia, implica que las empresas deben capitalizar al menos 100 millones de dólares entre reservas y patrimonio. El tercero, la aprobación de planes y precios deben ser realizadas por la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (ACESS) y la Superintendencia de Compañías, donde el cruce de competencias no permite que las empresas tengan claridad sobre la propuesta de servicios.

En el caso de Humana, se inició un proceso de revisión de los planes según las nuevas regulaciones, con el fin de adaptarse a las necesidades y presupuesto de sus clientes. Todo esto apalancado en mejoras de procesos e innovación tecnológica enfocadas en generar una buena experiencia de servicio en el usuario.

Hoy cuenta con un amplio abanico de planes individuales, familiares, corporativos, pensados para grandes, medianas y pequeñas empresas. Con el fin de poder otorgar a toda la población alternativas de cobertura eficiente, Humana hoy ofrece productos masivos y de coberturas específicas para enfermedades como el cáncer, atención odontológica y emergencias deportivas. Además, están desarrollando nuevos canales virtuales de atención, tanto para la venta, atención y prestación de servicios, que permitan a los usuarios vivir una experiencia de uso adaptada a las nuevas tecnologías.

  • 69 View
  • Deja tu comentario